Algunas fotos de fisicoculturismo y fitness

Ando un poco ausente de mi propio blog. El motivo es que últimamente estoy haciendo muchas fotos en ese ámbito. Por supuesto, hay cosas que son un poco diferentes a cuando uno hace fotos a músicos o modelos, pero es un mundo interesante. No solamente por la cuestión meramente deportiva o de espectáculo, sino porque resulta relativamente sencillo llegar a fotos muy emotivas: son gente que dedica un esfuerzo terrible, incluyendo disciplina y vida personal, y al subir y bajar del escenario lo hacen probablemente con mucha más pasión que en otros deportes, como fútbol, tenis o baloncesto, donde la competición sucede más a menudo. En el mundo del fisicoculturismo, que no se suele considerar como deporte, a pesar de sí incluir una actividad física intensa, suele participarse en pocos campeonatos al año (aún acudiendo a campeonatos regionales, nacionales e internacionales), nada comparable -en número- a una liga de fútbol o baloncesto.

En concreto, he tenido mucha relación con Julio Portet y su equipo de competición, pero no son los únicos, de manera que aquí hay algunas fotos de ellos y otras de los campeonatos. Algunas entrenando, y otras en su vida más cotidiana.  Espero que os interesen, a mí, como fotógrafo profesional, me ha sorprendido su manera de enfrentar este modo de vida: comen muchas veces al día, con mucha frecuencia repitiendo esquemas de arroz-pollo, y en el caso de los culturistas, para ganar masa muscular han de reducir el trabajo cardiovascular mucho, de manera que, a pesar de lo que parezca, no se tiran horas y horas en el gimnasio, y no corren jamás. Y procuran andar poco.

Hay un debate sobre si el fisicoculturismo-fitness es un deporte o no. Conozco la opinión de alguna de las partes, pero, sinceramente, no he profundizado en el debate, pero sí me quedo con la opinión que Portet me transmitió: él lo considera una forma de vida mucho más que un deporte. Esta forma de vida parece estar experimentando un boom, como muchas de las actividades físicas (como el running), pero en general, el hecho es que los sistemas de ejercicio físico que emplean, combinados con la estricta dieta que suelen seguir tienen efectos muy visibles sobre los cuerpos de los que siguen esta línea de trabajo. Ahora bien, no es milagroso: les exige tiempo, dedicación y sacrificios, pero ofrece, si se hace de manera correcta, resultados casi incontestables, tanto en hombres como en mujeres.

De hecho, especialmente en mujeres, en las que el músculo no crece a velocidades inesperadas ni nada semejante. Cuesta un esfuerzo especial y específico aumentar significativamente la musculatura en la mujer (y estéticamente a poca gente le parece más atractivo un físico femenino con mucho músculo). Cuando una mujer aparece con unos bíceps enormes, o unos dorsales descomunales, que nadie dude de que ha estado durante años trabajando porque quiere ser así. No surgen después de tres cuartos de hora de entrenamiento. En realidad, este culto al cuerpo consume una cantidad enorme de tiempo en la cocina: se realizan muchas comidas al día, y aunque en muchas ocasiones se trata de arroz blanco o pasta, y pollo, que son habitualmente poco elaboradas, toda la preparación acaba llevando más horas que el mismo gimnasio.

Bueno, finalmente, lo prometido.

Algunas fotos de fisicoculturismo y fitness

Antonio Rodríguez

Más fotos en esta galería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, resuelve el captcha para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.