Consejos para fotos en la nieve

Consejos para fotos en la nieve

Este artículo lo escribí hace un par de años y lo he actualizado un poco. Si te vas a la nieve, es más que posible que quieras hacer fotos allí. Tal vez te interese leerte esto. No es muy largo ;)

Hay algunas cámaras con un programa específico para nieve. Si no eres un entusiasta de la fotografía, comprueba si entre los modos de uso de tu máquina está la nieve. Eso puede ahorrarte muchas dudas.

Protege tu cámara: hay fundas específicas. Si usas la cámara sin protección fuera de las condiciones especificadas en el manual (temperatura y humedad son algunas de las recomendaciones) puede que la garantía no cubra los problemas que aparezcan. También hay cámaras especialmente preparadas para la humedad, frío o nieve y no todas son especialmente caras: las Olympus Tough son una solución asequible, pero si quieres unas cuantas opciones, echa un vistazo a este post de DPreview: http://www.dpreview.com/articles/3436829389/dpreview-recommends-best-waterproof-cameras?utm_campaign=internal-link&utm_source=mainmenu&utm_medium=text&ref=mainmenu  Si no sabes inglés, te digo que estas son las últimas y más interesantes, pero que hay modelos anteriores desde unos 100 € y suelen ser una buena compra. Consejos para fotos en la nieve Deja tu móvil guardado. Un aparato suave, cuidado, pulido. Tus dedos fríos y con menos habilidad de la habitual. Agua. Las cámaras están mejor pensadas para tener un buen agarre, pero la mayoría de los móviles son firmes candidatos a morir en ese entorno.

Ten en cuenta la luz. Parece evidente que para hacer una foto es necesario tener en cuenta la luz: pues con la nieve, aún más. El 99% de las cámaras disponen de una opción de balance de blancos. Si haces las fotos con el balance incorrecto, todos los colores quedarán raros o muy raros. Si hace sol, pon un sol. Si hay nubes, escoge las nubes. En la mayoría de los casos la función AWB, Auto o AutoWhite Balance, esto es, balance de blancos automático, acertarán, pero si disparas en manual es posible que quieras establecer tú mismo estas opciones. De hecho, es lo recomendable, porque en días soleados puedes encontrarte con una dominante azul. Si te animas, puedes hacer un balance de blancos seleccionando cualquier zona con nieve a la que le dé el sol.

Corrección EV. Muchas cámaras -casi todas, de hecho – tienen un cuadrado dividido en una parte blanca y otra negra. Esto permite sobreexponer o subexponer tus fotos. Esto es tan sencillo como que si ves que la cámara está sacando demasiada luz, le apliques valores negativos hasta que veas bien el resultado, y si saca poca luz, le apliques valores positivos hasta ver bien en pantalla el resultado. En concreto, fíjate en la parte que consideres más importante: si le haces una foto a alguien y todo lo que hay a su alrededor es nieve, probablemente necesites dar valores positivos para que la cara salga más iluminada. Si lo que quieres es hacer una foto de una ladera nevada, probablemente necesitarás valores negativos para captar todos los matices de blanco. Flash. No te extrañes de si, a pesar de que haya mucha luz, la cámara dispara el flash: si la cara está muy subexpuesta con respecto al resto de la escena, algunos programas de la cámara pueden decidir que el flash compensará la exposición. Con todo, en casa vas a poder arreglar muchas cosas. Si hay una foto importante, y llevas una cámara réflex, tírala en RAW y con un editor de RAW podrás corregir cosas como el balance de blancos o los valores EV anteriormente mencionados.

Si necesitas fotografías profesionales, contacta conmigo. Un correo a sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp al 644459753 y puedes tener tus fotos.

Algunas cosillas más: hay horas especialmente interesantes, las horas doradas. Cuando el sol está bajo en el horizonte la luz es más cálida, ofrece sombras interesantes y puedes sacarle más partido a cualquier paisaje.

Cuando nieve, procura hacer fotos con una velocidad de obturación baja: así podrás captar el movimiento de los copos. Pero para eso deberás ajustar ese factor, poniendo la cámara en modo de velocidad y procurar mover la cámara lo mínimo.

Tu cámara no está preparada, en la mayoría de los casos, ni para el agua ni para el frío extremo: cuando no la uses guárdala.

No dejes, bajo ningún concepto, que se congele agua en ella, y si se te mojase, procura secarla rápidamente. Quítale las baterías y no la enciendas hasta que esté totalmente seca.

Si hay escarcha en la pantalla, quítala con un trapo seco. No le eches el aliento, puede acabar congelándose y dañar tu pantalla.

Si se forma humedad dentro de la cámara, para de utilizarla, guárdala y deja que se seque. Hay quien recomienda que compres guantes específicos para disparar, apuntar y cosas así: se llaman “shooting gloves” en inglés. Pueden resultarte útiles y no son muy caros. Normalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, resuelve el captcha para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.