Contratar un fotógrafo: un vídeo de 15 segundos.

Muy a menudo resulta que no se valora bien el trabajo de un fotógrafo. Vi un texto en inglés del que no encontré el autor, pero que era muy ilustrativo, hice un pequeño vídeo que está más abajo.

contratar un fotógrafo profesional Valencia Madrid Barcelona Alcalá Torrente Hospitalet

El hecho es el siguiente: cualquiera puede apretar un botón y hacer una foto, pero conseguir un buen resultado requiere algunos esfuerzos.

Veamos algunos detalles en un pequeño caso inventado: en multitud de ocasiones la composición del plano importa. Es frecuente que pienses que, bah, es fácil, hasta que empiezas a ver que en la mitad de las fotos que te ha hecho tu mejor amiga te corta la cabeza a nivel de las cejas. ¿Te odia tu amiga? Tal vez, pero incluso sin odiarte, es probable que simplemente, no se fije mucho.

¿Con qué vas a hacer la foto? Los fotógrafos tendemos a decir que la mejor cámara es la que tienes en la mano. Sí. Pero solo es verdad si sabes y quieres usarla (ya hemos comentado antes la importancia de querer hacer la foto bien o simplemente, hacerla). Si tienes un móvil que lleva una óptica fija que suele ser un gran angular, en un número elevado de ocasiones saldrás mal de cerca. Es una óptica que saca mejor los paisajes. Si la editamos posteriormente, podríamos arreglarla. Pero es entonces cuando el peligro acecha: de repente tu amiga (siempre es culpa de ella, nunca tuya, tranquila) empieza a elegir entre efectos enlatados que le parecen taaaaaan fantásticos que no puede resistirse. Ya ha estropeado la foto, en vez de reencuadrarla. Y además, en x meses todo el mundo dirá que el filtro Sandía es muy 2016, de verdad.

También está el tema de la luz. Algo tan simple como que las cosas se tienen que ver bien parece ser un problema para tu amiga, que se pone a contraluz y te saca la cara negra. No pasa nada, porque no hay límite de fotos que te puedas hacer, pero entonces te pones de lado y sale una sombra horrenda. “No importa, haremos treinta más”. No pasa nada. tu amiga no te odia. Todavía.

O si no, el hecho de descubrir que los flashazos apestan. Así que, como queda muy cutre lo de la luz del flash las haremos sin él. Pero la chica que suele ir contigo haciéndote fotos (es probable que llamarla amiga a estas alturas sea algo exagerado) tiene un pulso que, bueno, digamos que no es para robar panderetas. La mano le tiembla como si acabase de aparecer Tom Hardy con la camisa a jirones, y eso hace que no salgas bien sino que parezcas un borrón. Parece que la haya hecho después de veintiséis cubatas de lejía. En este momento, ella empieza a ser extremadamente poco empática con tu sufrimiento y con que le lances gritos para que te saque una buena foto de una vez. Es entonces cuando la batería de tu móvil, exhausta de esfuerzo y en la que la torpeza de tu amiga ha hecho cundir el desánimo, capitula. Se apaga el móvil. Justo cuando te tenía que whatsappear Iker Jesús para ver dónde quedabais.

Como esa loca que tiene tu móvil apagado se lanza a clavártelo en la frente, te apartas. Ella, con espuma en la boca, sigue intentando apuñalarte con él, pero una vez más, afortunadamente, falla, y lo revienta contra una columna. Cosas que pasan, te has quedado sin fotos.

Esto es una pequeña dramatización de algunas cosas que podrían hacerte querer contratar un fotógrafo profesional. Podríamos reemplazar o modificar algunos detalles de la historia, como ponerle una cámara mejor a tu amiga, y que en vez de intentar apuñalarte con el móvil te intente abrir la cabeza como un melón con ella, pero es que la historia la contaba yo y así me quedaba más redonda. Si te ha gustado, puedes llamarme para una sesión o compartir el artículo.

Por cierto, el vídeo ya no dura 15 segundos, es un poco más largo, pero es que no se leía lo suficientemente bien.

El resumen, o mejor dicho, la transcripción, está un poco más abajo.

Contratar un fotógrafo

¿Qué piensas que pagas?

A alguien que hace fotos.

¿Qué estás pagando en realidad?

A alguien que hace fotos y además…

  • Equipo fotográfico
  • Equipo de iluminación
  • Equipo informático
  • Programas informáticos
  • Cientos de horas de aprendizaje
  • Asistentes de fotografía
  • Almacenamiento y copias de seguridad
  • Alquileres o costes de transporte
  • Gastos de oficina
  • Gastos de promoción y web
  • Gastos de Internet y teléfono
  • Impuestos
  • Seguros

¿Todavía piensas que contratar un fotógrafo profesional resulta caro?

Si contratas un fotógrafo demasiado barato no te sorprendas del material que te entregue.

Sin embargo, si deseas contratar un fotógrafo profesional, puedes contactar conmigo:

sergi@archerphoto.eu, +34 644459753

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, resuelve el captcha para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.