Arañas en el pelo

Las leyendas urbanas clásicas vienen con moraleja. Además, suelen traer prejuicios y un montón de variaciones, que son la mejor manera de constatar que son falsas: cuando hay siete versiones parecidas de la misma historia puedes sospechar que es falsa como un concierto de Milli Vanilli. Finalmente, suele haber algún aspecto memorable, que no necesariamente tiene que ser positivo, sino frecuentemente todo lo contrario: cosas que provoquen miedo, asco, o rechazo son candidatos perfectos… Todos esos elementos están presentes en nuestra historia de hoy: la aterradora habladuría de las arañas capilares.

Arañas en el pelo

Antes de contar la aterradora habladuría de las arañas capilares es importante que puntualicemos la descripción de un detalle que aparece al principio de la historia, procedente de Estados Unidos y que ayudará a contextualizar el entorno científico del que hablamos. El peinado de colmena que se menciona es, por citar referentes universalmente conocidos, el pelo que llevaba Amy Winehouse, Marge Simpson, las Ronettes o las chicas de B-52’s.

Brigitte Bardot luciendo un peinado de colmena. By MGM - ebay, Public Domain.

Brigitte Bardot luciendo un peinado de colmena. By MGM – ebay, Public Domain.

Una mujer con un peinado de colmena entra a una peluquería y pide que le corten el pelo. Le reconoce a la peluquera que no se ha lavado el pelo en varios días salvo para ponerse un poco de laca porque el peinado le había quedado perfecto y así estaba bien. Según la peluquera comienza a ponerle champú la clienta grita, presa de un dolor horrible. Hace una mueca horrenda, jadea y finalmente se desploma.

La peluquera está entre aterrorizada y confundida mientras los demás clientes miran atónitos. Cuando los enfermeros están subiendo a la mujer a una camilla, una araña grande, una viuda negra, sale del pelo de la mujer. El ponzoñoso insecto había estado anidando en el pelo lacado de la mujer y había realizado su picadura cuando la peluquera empezaba a vertir el champú sobre el pelo de la clienta.

Horrendo. Horrendo todo. Horrendo el hecho de que no se lavase el pelo y de que las peluqueras no se lo reprochasen, pero ya estaba muerta cuando podían reprocharle que tenía insectos en la cabeza. Bueno, en realidad, no los tenía: las arañas no son insectos, tienen ocho patas y no seis, pero eso da igual, porque la leyenda resucita una vez tras otra para castigar a aquellos que no se lavan el pelo. Tenemos versiones con pelo de colmena, con pelo rizado, o con rizos, y otras versiones no solo asesinan a la clienta con el pelo sucio, sino también se cargan a la peluquera. Hay versiones con una araña y otras en la que hay un montón de ellas, en algunas la clienta sangra (lo que sería raro para una picadura de araña, claro), y hay otras versiones menos enfocadas a los arácnidos y en las que aparecen todo tipo de animales pequeños, lo que técnicamente venimos a llamar bichos: abejas, ciempiés o escarabajos.

La clienta sobrevive en un porcentaje bajo de las ocasiones, pero teniendo en cuenta que no es real, no pasa nada.

El origen de la leyenda de las arañas en el pelo parecía estar a finales de los 60, época que el pelo largo de los hippies intranquilizaba a alguna gente de bien que luego inventaba historias que hacían dudar sobre quién era de bien y quién no, pero Jan Harold Brunvand en su Enciclopedia (Encyclopedia of Urban Legends, 2nd Edition ) menciona un precedente en un texto inglés del s.XIII en el que una mujer que dedicaba mucho tiempo a arreglarse recibía la visita del diablo en forma de araña, castigándola por presumida.

Lo peor de la leyenda es la parte que no acaba de estar claro si es cierta o no. En el año 2000 algunas agencias de noticias de Oriente Medio dieron la noticia que una mujer en Taiz, en Yemen del Sur había fallecido en su boda porque otra de las esposas del marido (en Yemen la poligamia es legal) había escondido un escorpión en la peluca de la novia. El escorpión le picó unas 24 veces, lo que acabó causándole la muerte.

Esta leyenda la contamos en La Noche es para Mí, con Miguel Coll en M80 el 31 de marzo de 2016.

(Süddeutsche Zeitung, 12 October 2000, p. 16 )

http://www.encyclopedia.com/doc/1G2-3406300278.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.