El terrible caso de las pastillas hipnóticas

Spread the love

Esto es un caso curioso. Partiendo de una cuestión que ha sido problemática, como es el Rohypnol, un medicamento que no está aprobado en Estados Unidos, pero sí en la Unión Europea, se inventa una historia, se coloca en algún lugar cercano, se coloca un nombre para darle credibilidad, se mezcla, se agita y se envía como spam. Como es habitual, muchas de las partes son ciertas, otras son probables y la conjunción es indudablemente falsa. La recomendación es alarmista y por eso se difunde como la pólvora.

Viene pasando “ayer por la tarde” desde 2005 (no lo he encontrado antes), con el nombre de esta chica que, curiosamente, a mitad de narración, cambia su nombre por Isabel. El uso aleatorio de mayúsculas (“por la Tarde”, “esta Joven”) y la literatura absurda (“aparentemente todo un ejecutivo informal en viernes”,”le agradeció profundamente la ayuda”) hacen, también, dudar de la veracidad.

Sobre el Rohypnol podéis leer aquí ( http://es.wikipedia.org/wiki/Flunitrazepam ), pero es complicadísimo obtener determinadas sustancias en las farmacias: si no es bajo prescripción médica explícita no se vende, y, aún así, existe un registro de cada caja que se vende y el farmacéutico, que conoce perfectamente los medicamentos que vende, suele ser extremadamente cauto, habida cuenta de que él mismo tiene responsabilidad ante las autoridades.

El parking de Tuttle Mall, Columbus, Ohio
El parking de Tuttle Mall, Columbus, Ohio. Tendrás que leer hasta el final para saber el motivo por el que pongo precisamente esta imagen. Foto, Celiemme, Flickr http://www.flickr.com/photos/meadowsaffron/

El texto que me llegó (gracias, Luis), que también ha colado en un sitio curioso: PLADES (Plataforma de defensa de derechos de los superdotados). No es cachondeo: http://www.plades.com/forum/viewtopic.php?p=11630&sid=fb660a6dfd3cc0f1fa84f0b636c31901

Pastillas hipnóticas: el texto

SI OBSERVAIS UN NEUMATICO PINCHADO EN VUESTRO VEHICULO Y OS ENCONTRAIS EN UN CENTRO COMERCIAL, SOLICITAD EL ACOMPAÑAMIENTO DE VIGILANTES.
Ayer por la Tarde se encontraba una mujer a la entrada del Centro Comercial Bonaire de Aldaya, Valencia, distribuyendo panfletos a todas las mujeres que pasaban por ahí. La mujer, AMANDA PEDRAJAS LLORET, había escrito en los panfletos una experiencia que tuvo, para prevenir a otras tantas. El viernes esta Joven había salido a dar una vuelta y hacer algunas compras. Comió en el Centro Comercial Bonaire y después se dirigió a su coche. Descubriendo un neumático pinchado. Cuando iba a llamar a su casa para que vinieran a auxiliarla, se acercó un señor joven, muy bien vestido, aparentemente todo un ejecutivo informal en viernes, con ropa de marca, portando un maletín y le dijo ‘Tiene un neumático pinchado ¿quiere que la ayude?’. La mujer agradeció la oferta. Hablaron muy cordialmente mientras el hombre cambiaba el neumático, después metió el neumático pinchado y el gato en el maletero, Isabel le agradeció profundamente la ayuda e iba a subir a su coche cuando el hombre le preguntó si podría acercarle a su coche que se encontraba al otro lado del centro comercial. Ella se sorprendió y le preguntó por qué su coche se encontraba al otro lado y le explicó que había quedado en verse con un socio de ese lado del centro comercial y que había tomado una salida equivocada, motivo por el cual se encontraba de ese lado. Isabel no quería decirle un no después de que tan amablemente la ayudó, pero presintió algo. Entonces ella recordó haberle visto meter su maletín en el maletero del coche cuando metió el neumático para guardarlo. Le contestó que con mucho gusto lo llevaría pero que había olvidado comprar algo, que no tardaría, solo le tomaría unos cuantos minutos y que odría esperarla sentado dentro del coche pues sería lo más rápida posible. Ella tomó su cartera y las llaves del coche y entró Nuevamente al centro comercial, diciéndole a un vigilante de seguridad lo sucedido. El vigilante salió con ella y se dirigieron a su coche, pero el hombre ya no estaba. Abrieron el maletero del coche y vieron el maletín y llamaron a la Policía Municipal. Uno de los policías lo abrió y encontraron unas esposas, celo del ancho, cocaína en pasta, unas pastillas llamadas RHUPINOL, vaselina, dos móviles robados, varios preservativos, una maquina de afeitar desechable, una pistola de juguete pero que parece de verdad y una navajita. Vieron en la policía un vídeo de la cámara de seguridad del Centro, con la esperanza de que ayudara a la identificación, resultó ser una toma borrosa y difusa, se reconoce el vehículo, se le ve a ella conversando con el joven, cuando él se sube al coche y cuando ella sale y luego llega con el vigilante. Todo coincide con su relato pero no es suficiente para reconocer la cara del joven. El sábado por la mañana fue con su marido, a reparar el neumático pinchado que estaba en el maletero y no encontraron ningún pinchazo, simplemente lo habían desinflado. Eran obvias las malas intenciones del hombre, POR FAVOR PASA ESTE MENSAJE A TODOS TUS CONOCIDOS, HOMBRES, MUJERES, HIJAS, HERMANAS, ESTO PUEDE SALVAR VIDAS… MANTÉNTE ALERTA, NO ACEPTES AYUDA DE DESCONOCIDOS

Aquí tenéis la versión con otra mujer, Isabel Vegas, en otro centro comercial, Alcampo: http://mundobelloto.blogspot.com.es/2009_05_01_archive.html

Y aquí tenéis más gente que viene diciendo que esto es un hoax: http://faschinados.blogspot.com.es/2008/06/hoax.html

Probablemente el origen es británico: http://www.truthminers.com/truth/crime.htm Aquí está la misma historia en Columbus, Ohio.

Sergi Albir

 

One Reply to “El terrible caso de las pastillas hipnóticas”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.