Leyendas de Disney

Una de las fuentes de leyendas urbanas que ha aportado más caudal al chorrotón de tonterías que se leen por el mundo es Disney. Las películas, series y parques de atracciones de esta empresa han conseguido una relevancia mediática que excede en mucho a casi cualquier otra compañía. Así que hoy destriparemos unas cuantas leyendas de Disney, porque si hubiese que despedazarlas una a una dedicaríamos la sección durante meses a lo mismo.

Empecemos: El Ya desmentimos hace tiempo es la de que Walt Disney está congelado. No lo está, fin de la historia. Lo explicamos con más detalles, pero así es suficiente.
Disney parece ser una especie de agujero negro que atrae gente con mucho tiempo y mentes extrañas que se dedican a crear mitos y tonterías a base de la observación exhaustiva del material que producen. Un tipo se encierra en una habitación y se pone Cenicienta hasta que se le estropea el cerebro el doble de lo que ya lo tenía, y empieza a encontrar detalles que, o existen, o él mismo se los inventa porque empieza a alucinar en 16,7 millones de colores.

Bella – La Bella y la Bestia

En La Bella y la Bestia, la Bestia lleva un tatuaje en forma de corazón. Esto es culpa de una imagen que aparece en los extras de la versión en Laserdisc (cuando la Bestia se engorila y les grita que salgan). En la versión final no se ve nada. La cosa es que no he encontrado la versión de Laserdisc, pero quería poner la canción de Bella y no se me ocurría nada mejor. La que canta es Inés Moraleda, que mucha gente no lo sabe.
Venga, otra: siguiendo con Bella, hace un cameo en El Jorobado de Notre Dame. Pues esto no es una leyenda, esto es verdad. El cameo viene porque como ambas se supone que están ambientadas en Francia, aunque sea en períodos muy diferentes, les pareció suficiente.
La escena, que es en el segundo número musical, no acaba ahí, sino que también aparece Pumba y la alfombra mágica de Aladdin. Y una antena de satélite, dicen. Minuto 2.36 aprox.

Out There ( The Hunchback of Notre Dame )

Más cosas.
Leyenda viejuna: se dice que aparece un falo en la portada del videocassette de La Sirenita, que colocó un dibujante despechado con la empresa al que estaban a punto de despedir.
Bien, en el fondo aparece un castillo y en una interpretación intencionada puedes ver que uno de los pináculos podría tener un aspecto discutible. Pero fue un encargo a un artista externo que no tenía nada en contra de la compañía y él mismo no se dio cuenta de que la forma podía recordar a un falo hasta que un amigo suyo escuchó en la radio que se contaba la historia y le llamó para contárselo.
También en La Sirenita, se dice que el cura que casa al príncipe con Úrsula experimenta una una erección en la escena de la boda.
Se trata de su rodilla, aunque lo cierto es que queda, eso, un tanto amorcillada. No hay nada tan descarado, a pesar de la mente calenturienta de muchos. En este caso hubo un buen revuelo porque en septiembre del 95, una asociación cristiana, la American Life League estuvo poniendo dichas imágenes como ejemplo de mensajes de sexo subliminal y proponiendo un boicot a Disney. La cosa corrió y envalentonó a una mujer, una tal Janet Gilmer, a demandar a la compañía y si se descuidan al Pato Donald por escándalo público, pero retiró la demanda un par de meses después.
Otra más: en El Rey León aparece, formado por una nube de polvo, la palabra “SEX”. Falso, pero discutible.Hay quien dice que lo que pone es Styx. Un grupo de los 80, y además, suenan unas pocas notas de su single, Mr.Roboto, al aparecer las letras. Otros dicen que pone SFX. En cualquier caso, es impresionante lo que busca la gente…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.