Fotografía de producto y catálogos

Contar con un estudio propio nos permite hacer fotografías para catálogos y webs. De momento no podemos meter cosas muy grandes, como buques portacontenedores o aceleradores de partículas, pero el estudio es suficiente para muchos de los productos que puede vender una empresa. Y cuando no lo es, siempre hay posibilidades para hacer las fotos in situ.

Así, tanto si hay que hacer fotografías de producto como imágenes de locales, podemos ofrecer soluciones de máxima calidad para su negocio. Podemos producir, además, vídeo en diferentes resoluciones para optimizar la inversión: si es necesario producir en formatos que vayan a ser empleados en un futuro razonable, le asesoraremos al respecto. No siempre es preciso escoger el formato más caro. Podemos producir en Full HD, en 4K o incluso más allá. Podemos hacer vídeos para Instagram o producir material con resolución suficiente para las pantallas de cine más exigentes. Es todo cuestión de hablar.

Así, la fotografía de producto es el sistema clásico de mostrar los productos  para publicidad con detalle para que el cliente pueda observar adecuadamente su futura compra. Se trata de un trabajo elaborado que requiere atención, cuidado y criterio.

Es imprescindible conseguir que la imagen de producto sea  sugerente y atractiva a la vez que ilustrativa. Así, contamos con cámaras, iluminación, trabajo de producción y retoque posterior. Todos estos factores complican la existencia de unas tarifas estándar: según lo que queramos fotografiar encontraremos unas u otras dificultades. A veces se trata de comida que hay que cocinar o simular, o es preciso incluir iluminación específica en lugares recónditos, o retocar pequeños defectos de fabricación.

fotografía de producto

Fotografía de producto: una inversión rentable

La inversión en fotografía de producto es tradicionalmente de la más rentable que existe en una empresa, con efectos directos sobre las ventas y efectos sobre la percepción de la marca. Escatimar en este aspecto suele ser un mal negocio.

Los factores básicos que debemos tener en cuenta son los siguientes:

  • Productos que fotografiaremos por sesión. En muchos casos se pueden conseguir ahorros significativos si hay fotografías muy similares para un número de productos. Siempre que se pueda, se deben agrupar.
  • Fotografías por producto.
  • Producción y materiales adicionales necesarios.
  • Escenario y aspecto final.
  • Resolución de entrega. El nivel de detalle de producto no será el mismo si vamos a imprimir un catálogo con detalle absoluto que si subimos fotografías pequeñas a Internet. A este respecto, el hecho de subir fotografías que carguen más rápido no es una cuestión de maldad, sino de que es un factor de posicionamiento web.

Si necesita fotografías para su empresa, un mensaje a sergi@archerphoto.eu y comenzamos a hablar. Un Whatsapp al  +34 644459753 también puede ser oportuno.