Sonrisas y fotografía

Aunque la relación entre sonrisas y fotografía pueda parecer obvia, hay matices que merece la pena comentar.

Existe mucha gente que tiene facilidad para sonreír, y lo hace estupendamente ante la cámara. Hay otro tipo de personas, como es mi caso, en el que uno no se siente tan seguro sonriendo ante la cámara.

Sonrisas y fotografía,fotografo,fotógrafo,retratos personales
Nathalie sonríe, claro.

Tenemos un tercer grupo de personas: aquellos que no tienen problema en sonreír pero el resultado no es positivo. Conozco a algunas personas cuya sonrisa para foto puede hacer que la temperatura de la habitación descienda 15º. Quizás exagero, pero me he hecho entender.

En cualquier caso, salvo por la gente que tiene una facilidad especial para mostrar alegría ante la cámara, es obvio que es imprescindible conseguir una cierta complicidad con dicha persona para obtener los resultados deseados. Así, establecer algún vínculo es necesario: si no, nuestros clientes podrían aparecer con un rictus semejante al que puede dejar la anestesia del dentista.

Esa es una de las causas por las que una sesión de fotografía debe tomar más tiempo del que mucha gente espera: los nervios nos juegan malas pasadas y no nos mostramos con todo nuestro encanto hasta que no pasa un buen rato.

No solo sonrisas y fotografía

El lenguaje gestual del resto del cuerpo funciona de la misma manera y con estos mismos tres casos. La facilidad o el talento ante la cámara pueden ir surgiendo con las indicaciones y la confianza que se forme. Por eso, en muchas ocasiones, el resultado puede ser radicalmente diferente entre un fotógrafo y otro. A pesar de que la modelo, e incluso la cámara sean la misma. Las diferencias en las sesiones de fotos pueden ser enormes.

sonrisas y fotografía,sesiones de fotos,Archerphoto
Ava Meade, bailarina.

Lo complicado es que no existen trucos mágicos, sino que la creación del vínculo entre ambos es una tarea más a realizar. Si el fotógrafo está haciendo un retrato personal -por ejemplo, fotografías para redes sociales-, la mayoría del esfuerzo recaerá en él. Si se trata de una sesión de moda o publicidad, el peso se reparte entre modelo y fotógrafo. El esfuerzo de ambos hace que más allá de la capacidad técnica y la creatividad el resultado tenga una química especial. Esta química puede devenir en una amistad o desvanecerse en cuanto se acabe la sesión, pero fotógrafo y modelo deben ser capaces de crear esa complicidad en cuanto la necesiten.

Soy Sergi Albir y, claro, soy fotógrafo profesional. Si necesitas fotos puedes contactar conmigo en sergi@archerphoto.eu o con un Whatsapp al +34644459753. Si no las necesitas pero las quieres igualmente también estaré encantado de hacértelas. En Valencia, en Barcelona, en Madrid, en Zaragoza o en cualquier sitio, si necesitas un fotógrafo, avísame.

Sonrisas y fotografía,fotografo,Valencia,Madrid
Carol también se divirtió en la sesión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, resuelve el captcha para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.