Una sesión de fotos como herramienta para mejorar la autoestima

herramienta para mejorar la autoestima, foto de Sergi Albir, fotógrafo en Valencia

En otras ocasiones he contado con colaboraciones de psicólogas para hablar del tema de la autoestima y la fotografía. En este caso seré yo mismo el que comente los efectos que he visto que tienen las fotografías sobre muchas de las personas que han estado delante de mis objetivos.

Una sesión de fotos como herramienta para mejorar la autoestima

Una buena aproximación a los efectos es hacer un análisis temporal. Hay tres fases del proceso: antes de la sesión, durante la sesión, y después, a la vista de los resultados.

Antes de la sesión de fotos

La preparación es importante, como en cualquier cosa, pero en muchos casos, tiene menos peso del que quieren pensar las personas que estarán ante la cámara. En especial, hay un determinado grupo de personas, que se preocupan muchísimo por la ropa, los colores, los zapatos, complementos y peinado. Los detalles son una parte de la sesión, pero en realidad, una foto puede ser espléndida con una camiseta blanca y una cara sin maquillar.

Los detalles nos ayudarán, claro, a que una foto excelente lo sea aún más, pero son accesorios. Sin embargo, concentrarse en estas cuestiones ayuda mucho a que la modelo (o el modelo) llegue con un pequeño plus de seguridad, al traer un trabajo previo preparado desde casa. En otros casos, con gente que tiene muy clara la imagen que quiere transmitir, la preparación del look sí es esencial.

herramienta para mejorar la autoestima
Nadia en el estudio.

Algunos trucos que parecen más sencillos de lo que son

En términos de resultado final, que la persona esté lo más cómoda posible ayudará a conseguir que esté segura. Y que esté segura llevará a que su postura ante la cámara y su expresión facial sean mejores. Esto es parecido a lo de Yoda explicando que el miedo es el camino hacia el lado oscuro en Star Wars, pero al revés: “Fear is the path to the dark side. Fear leads to anger. Anger leads to hate. Hate leads to suffering”. El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo lleva a la ira. La ira lleva al odio. El odio lleva al sufrimiento". Pues esto es el sentido inverso: el control lleva a la concentración. La concentración lleva a la seguridad. La seguridad lleva a la tranquilidad. La tranquilidad ayuda a que las fotos sean mejores. Y esto importa mucho si queremos usar esta herramienta para mejorar la autoestima.

Así que para mí resulta vital poder colaborar antes de la sesión en aclarar dudas y ayudar a la persona a saber que el día de las fotos tendrá ya una parte del trabajo resuelto. Habrá menos tensión.

Durante la sesión

La realimentación es crucial. Pero claro, para eso hay que conseguir buenas fotos. Durante la sesión, y especialmente al principio, debo ir enseñando imágenes y hacer hincapié en los aspectos positivos, corrigiendo los problemas que puedan aparecer. Es importante ser positivo y didáctico: explicar que en determinadas posturas la luz no favorecerá, o la postura, o que tal prenda no nos está ayudando. Con naturalidad, sentido del humor y efectividad. En realidad, este párrafo hace que parezca sencillo. Lo normal es que lleve muchos años de trabajo al fotógrafo tener la seguridad para explicar estos aspectos sin parecer un charlatán de feria.

herramienta para mejorar la autoestima

Proporcionarle a la persona que tienes delante muestras de que lo hace bien y darle pistas para que salga mejor hace que los resultados vayan en una progresión ascendente. Esto es especialmente adecuado en los casos en los que se trabaja con gente que no tiene una experiencia previa. Sobre todo, con personas cuya autoestima no es muy poderosa. Son estas personas con las que las fotos tendrán mayor influencia.

Después de una sesión de fotos

Cuando esta sesión pensada como herramienta para mejorar la autoestima ha acabado es el momento de escoger las mejores fotos. Esta es una parte esencial y, en el caso de que focalicemos en la autoestima, deberemos ser especialmente pacientes en este caso: la persona ha de verse y encontrar su mejor imagen. Igual que aparecerá mal en algunas, saldrá muy bien en otras. Este amplio rango hace que la persona se dé cuenta, al compararse con otras imágenes públicas que suele ver, que independientemente del concepto que tenga de su persona, el trabajo de escoger se da con todas y cada una de las imágenes públicas.

herramienta para mejorar la autoestima - sesión de fotos Valencia - Archerphoto
Nadia con el Canon 135 F2.

Elegir y procesar

Trabajar en las imágenes escogidas es también importante. En mi caso, los retoques corporales los hago solamente para publicidad y no para retrato (no hablo de granos, rojeces o textura de la piel, que lo hago siempre y cuando resulte natural), y jamás los ofrezco. Pero sí, en ocasiones, les muestro los cambios que se pueden hacer para que sean conscientes de que, otra vez, en las imágenes que nos bombardean constantemente, hay casi más trabajo que realidad. Los niveles y cambios de encuadre también contribuyen a que la persona vea un resultado final más contundente.

Pero no solo eso. La fotografía es un trabajo creativo. Es esperable, si el fotógrafo hace su papel, que algunas imágenes sean especialmente interesantes. Hacer que la persona fotografiada se dé cuenta de que ha participado en un proceso creativo puede ayudar aún más al resultado que buscamos: mejorar la autoestima.

herramienta para mejorar la autoestima - fotografo Valencia

Me llamo Sergi Albir y soy fotógrafo profesional. Si después de leer todo esto quieres que hagamos una sesión de fotos juntos, puedes mandarme un mensaje a sergi@archerphoto.eu o al +34 644459753.

Si quieres leer más sobre autoestima y fotografía:

Autoestima

La persona ante el espejo

La fuerza de una imagen

¿Por qué no salgo bien en las fotos?

 

 

 

¿Por qué no salgo bien en las fotos?

Uno de los dramas del Primer Mundo es no verse bien en las fotografías. Sucede a menudo, especialmente en un mundo dominado por la imagen. Realmente es sencillo pensar que uno “no sale bien en las fotos” por alguna circunstancia sobrenatural que a veces se denomina fotogenia. “No soy fotogénica, o fotogénico”, me comentan. Es un tema del que me toca hablar frecuentemente, así que colocarlo en mi blog de fotógrafo es más sencillo que repetirlo.

Para ilustrar este artículo he contado con la colaboración de Iris Vidal, una estudiante de periodismo que se ha prestado a salir horrenda en un montón de fotos. Sin embargo, también hicimos fotos buenas. El mismo día, con minutos de diferencia. En primer lugar os dejo una de ellas para que veáis cómo la misma persona cambia mucho según cómo se haga la foto.

¿Por qué no salgo bien en las fotos? ¿Por qué salgo mal en las fotos? Retrato de Iris por Archerphoto, fotógrafo profesional en Valencia

¿Por qué no salgo bien en las fotos?

Uno. Tiempo. Si alguien te dijese que no le sale bien una paella cuando le dedica menos de dos minutos, seguramente tu respuesta sería la misma: puede que no sea la tarea más complicada del mundo, pero hay que dedicarle su tiempo. En términos habituales, cuando alguien hace una foto ni la persona que aparece, ni la que hace la foto dedica ni diez segundos.

Dos. La composición. Coger la cámara -o el móvil - con una mano,  mientras en la otra tienes un kebab y estás intentando abrazarte a tu amig@ borrach@ en un tugurio oscuro hará que el encuadre no sea como para lograr la foto de tu vida.

¿Por qué no salgo bien en las fotos?

Tres. El maquillaje. Si te has maquillado correctamente y has tapado tus ojeras tienes mucho ganado. Pero probablemente no hayas utilizado suficientes polvos matizadores y tengas algún brillo. O tal vez el gloss es excesivo para una foto. Es difícil que tengas conocimientos apropiados para sacarte todo el partido. Aunque tu amiga te diga que le encanta cómo te prolongas la raya del ojo hasta la coronilla, igual no es la mejor idea.

¿Por qué no salgo bien en las fotos? ¿Por qué salgo mal en las fotos?
Brillos, ojeras y una barra de labios que remata un maquillaje terrible.

Cuatro. El fotógrafo. Un fotógrafo profesional necesita mucho menos tiempo, puede analizar la situación, prestar atención a la luz y sacar bastante partido en el peor sitio, o incluso proponerte alternativas. Tu amigo Chus es un tío muy divertido, y aunque una vez hizo una foto de un huevo frito que te gustó, el hecho de que trabaje en una panadería no da pistas de que sea un gran fotógrafo.

Si todavía te preguntas ¿Por qué no salgo bien en las fotos?, sigue leyendo. ¡Hay más!

Cinco. Tú. Si miras asustada a la cámara, o si intentas parecer el malo de una peli de Vin Diesel puedes apostar a que no saldrás como quieres. Mantener una pose funciona si, y solo si, sabes qué pose te puede favorecer. De lo contrario, no transmitirás la imagen que te gustaría.

¿Por qué no salgo bien en las fotos?
El gesto de dolor, desaprobación o ascopena nunca es una manera adecuada de salir bien.

Seis. La luz. Sin suficiente luz, obtendrás una imagen oscura o se disparará el flash. Aún con los valores en automático, el flashazo puede que no lleve la cantidad de luz necesaria, si estás demasiado lejos, o que queme la foto si estás a menos distancia de la recomendable. En un número enorme de ocasiones un solo flashazo suele ser el anticipo una foto horrenda, si bien mucha gente se ha habituado a verlas así. O puede que no necesites el flash para salir mal, solamente escoger un sitio en el que la luz no te favorezca.

¿Por qué no salgo bien en las fotos? Ejemplos de fotografías intencionalmente mal realizadas.
Una buena iluminación es imprescindible para no parecer salida de una película de terror.

Siete. La lente. Expliquémoslo de manera fácil:  la lente que usas puede deformar tu rostro si lo usas de manera incorrecta. Cuando intentando que quepan  más cosas en el plano, abres al máximo el campo, estás usando frecuentemente un gran angular. Esta lente (que es la que, por defecto, tienen los móviles) deforma un poco para que “entren” más cosas en cuadro. Si tu cabeza está cerca de cualquiera de los cuatro lados de la pantalla, tu cara saldrá deformada, tu nariz extraña y tus piernas pequeñas. Saldrás mal, pero no porque la cámara no sea buena, sino porque no la usas de la manera adecuada.

¿Por qué no salgo bien en las fotos?
Si hay un angular y te pones a un lado, te deforma la cara. Así de mal.

Ocho. El trabajo posterior de selección y corrección. Hay auténticos criminales de la fotografía escondidos detrás de su ordenador y armados con Photoshop  o cosas peores para cometer un auténtico holocausto y, en general, perjudican el resultado. Y las aplicaciones como el modo belleza que alisan la piel automáticamente, creando un efecto plano que casi todo el mundo detecta. Carecer de buen gusto para retocar una imagen puede conseguir arruinar tu foto (no es lo mismo saber que existe una herramienta que tener criterio para usarla). Por no hablar de esos programas de fotocomposición terribles en los que aparecen varias imágenes y se coloca una frase que leída con calma es bastante cutre.

Nueve. El vestuario. Juntar flecos con lentejuelas y un chaleco fluorescente estaba bien en tu imaginación, pero ante la cámara puede que no funcione. Hay miles, millones de pequeños detalles, (tirantes de silicona, medias feas, esa combinación de falda y top que muestra tu ombligo pero a cambio deforma tu figura, por citar algunos horrores) que pueden arruinar tu imagen. Mejor tener a alguien que se preocupe por el resultado final y esté acostumbrado a tomar decisiones para evitar errores.

¿Por qué no salgo bien en las fotos?
Iris escogió un conjunto particularmente horrendo con una combinación de estampados contra natura, pulsera y cinturón que tampoco pegan y un fular terrible que guardaba para una ocasión como esta.

Diez. El peinado. Once. La cámara empleada. Doce. La motivación...

El número de razones es muy elevado. Si te decides a trabajar con un fotógrafo profesional, él se ocupará de todos estos detalles sin ningún problema.

¿Has visto algún truco “mágico” en este texto? Es evidente que todo son pequeños detalles que pueden ayudarte a salir mejor en las fotos, pero que, especialmente, te permiten darte cuenta de  que no es una cuestión tan complicada lo de salir bien. Si acudes a la persona adecuada, puedes salir a la perfección. Tener buena imagen puede ayudar a reforzar tu autoestima y eso siempre viene bien.

¿Por qué no salgo bien en las fotos? ¡Yo quiero salir bien!

Después de leer todo esto, si te decides a contactar conmigo, puedes enviarme un mail a sergi@archerphoto.eu (no sé si ha quedado claro que soy fotógrafo en Valencia) o un Whatsapp al +34 644459753 para que hagamos una sesión de fotos. Si te sigues preguntando "¿Por qué no salgo bien en las fotos?" después de ver un buen trabajo se disiparán tus dudas. Echa un vistazo a las galerías y fotografías que he realizado.

Galerías de fotos

Algunas muestras de books

Consejos para salir bien en las fotos de actos públicos

Autoestima y fotografía