Algoritmos en Facebook y Google: marzo de 2018

Navegando en Internet, Algoritmos en Facebook y Google: marzo de 2018

El cambio en los algoritmos de las grandes compañías es ya una constante. El trabajo por conseguir que los mejores contenidos estén más al alcance de los usuarios es imprescindible para que Google, Instagram o Facebook se mantengan como empresas punteras. Los estudios y simulaciones que realizan, a pesar de todo, no están exentos de errores y no siempre funcionan bien. Al menos, casi nunca funcionan a gusto de todos.

Algoritmos en Facebook y Google: marzo de 2018

En un principio, es esperable que un porcentaje de gente se queje de cualquier cambio. El porcentaje varía y el tiempo durante el que colea este rumor quejumbroso, también. Los usuarios se quejan del cambio de colores. Se quejan de los cambios en la ubicación de los menús. Casi de cualquier cosa, pero en general las quejas no ocasionan abandonos masivos de estas redes sociales.

Sin embargo, el último cambio en el algoritmo de Facebook hace pensar que, si bien la gente no se va a marchar, sí está empezando a emplear la red social preponderante durante menos tiempo. Y esto no ha pillado de sorpresa a los chicos de Zuckerberg, que ya tenían previsto este extremo. Ahora bien, su idea era que la calidad de los contenidos fuese mejor y más relevante para el usuario. Esto no ha sucedido: los contenidos se repiten una y otra vez, descorazonando un poco a casi todo el mundo. Así las cosas, entramos menos a Facebook. Menos veces al día. ¿Es este cambio un fracaso? No necesariamente.

Es pronto para decirlo, pero la idea básica es aumentar la rentabilidad. Si, por ejemplo, el descenso del consumo energético fuese suficiente como para hacer más rentable la empresa con menos entradas, eso explicaría el proceso. Pero también si la expectativa es que los contenidos patrocinados resultan en unos ingresos mayores (que, como comentamos después, es uno de las situaciones que está sucediendo). O si la combinación de todos estos factores fuese rentable, o incluso, si buscando un escenario diferente, Facebook se hubiese dado cuenta de que fagocitar tanto tiempo libre de los usuarios supone un riesgo de colapso en un escenario de medio plazo y se quisiese asegurar un futuro más largo.

Algoritmos en Facebook y Google: marzo de 2018,SEO,fotografo Valencia

El problema con las empresas

El cambio, en cualquier caso, tiene un especial coste para las empresas grandes que estaban confiando sus estrategias a Google. Los costes por cada 1000 impresiones publicitarios han tenido un repunte espectacular y webs como Topix, Vice o Buzzfeed han sufrido un revés importantísimo (https://www.recode.net/2018/3/7/17087468/facebook-ad-prices-increase-algorithm-news-feed).  Y la cosa pintará a peor, porque el sistema de Google está basado en criterios de subasta: si pagas más, aparecerás más veces que tu competencia, siempre y cuando no llegue alguien con una oferta mejor. Con todo, muchas de las empresas se enfrentan a una situación de demanda totalmente inelástica. Se ven abocadas al desastre si no hacen cambios rápidamente: la dependencia total de Facebook es un holocausto y un aviso para navegantes.

Así las cosas, los más jóvenes apenas tocan Facebook y viven mucho más en Instagram (que es propiedad también de Zuckerberg). Pero también ha habido cambios aquí. Si antes el sistema estaba basado en el último contenido subido, ahora se basa en la frecuencia en las interacciones entre los usuarios. Los instagrammers con una base amplia de usuarios han sufrido daños relevantes, pero de nuevo, la repetición del contenido está presente. En realidad, esto sí hace pensar en que el coste del tráfico de Internet de las novedades constantes tiene un coste que no parece rentable para Facebook.

Google también cambia

La perspectiva de Google es aparentemente más simple y directa. Si el uso de Internet ya es claramente superior -y con perspectivas de seguir siéndolo- desde el móvil, las webs que tengan contenido optimizado para estos dispositivos se posicionarán mejor. Si tu web ya es responsive, no te deberías preocupar. En realidad podrías hasta esbozar una sonrisa maligna pensando «esta la he visto venir». Si no has actualizado tus webs, Google no las eliminará. Pero puedes esperar que vaya perdiendo posiciones en breve.

Otro de los aspectos previstos es una penalización de las fake news. Las noticias falsas, bulos, leyendas urbanas y demás ruido mediático se verá castigado por Google. Es totalmente previsible, porque actualmente la difusión de noticias falsas en redes sociales es más rápida que la de información real.  Esto es uno de los factores que Google considera estratégicos en el largo plazo: la fiabilidad. Si Google es fiable, será duradero. Si no lo es, su posición puede verse amenazada con más facilidad. En 2011 Google reaccionó con su Panda update. El ritmo con el que los medios están presionando al buscador hace pensar que la compañía tomará medidas.

La búsqueda por voz y las ayudas con inteligencia artificial también están entre las tendencias actuales del buscador. También los avances en la protección de los derechos intelectuales de los autores de las imágenes en las búsquedas.

 Si necesitas posicionar tu web, puedes escribirme y hablamos: sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp al 644459753. Y no, aquí no hay milagros, sino orientaciones y contenidos que te ayuden a colocar tu web entre las primeras en las búsquedas. Normalmente trabajo en Valencia, pero visito frecuentemente Madrid, Barcelona, Castellón o Alicante.

¿Qué significa el cambio del algoritmo de Facebook de 2018?

cambio del algoritmo de Facebook de 2018

Facebook cambiará la manera de enseñarnos contenidos en 2018. Es un cambio importante porque nos mostrará más historias que estén relacionadas con la gente que conocemos y mucho menos de empresas o páginas a las que estemos suscritos. Lo hará mediante un cambio de su algoritmo que ya ha experimentado en 6 países que suponen menos del 1% de la población mundial. El cambio puede ser horrendo para algunas empresas que se han esforzado mucho en Facebook y que verán que su inversión se disipa.

El cambio del algoritmo de Facebook de 2018

El riesgo siempre ha existido: no diversificar y poner todos los huevos en la misma cesta tiene estos problemas. Facebook es una empresa privada y marca sus propias normas, y el interés que tienen, curiosamente, es mantenerse como una red social que cuide a sus usuarios, así que la manera de hacerlo es primar los contenidos que generen los particulares y bajar la exposición de las empresas. En realidad, esto no quiere decir que las empresas vayan a dejar de estar, sino que las veremos menos. ¿Por qué? Porque simplemente, para tener el mismo impacto sobre nuestro muro que tenían antes, tendrán que pagar mucho, mucho, mucho más.

Para el usuario solo quiere decir que verá más a sus amigos en Facebook y que se estimulará la participación activa, y aún así, Zuckerberg intentará, dice, que aunque la gente esté menos tiempo en Facebook, este sea de mayor calidad, porque están preocupados por el bienestar de la gente.

Efecto sobre las empresas

Para la empresa, que los esfuerzos por construir una página potente, valdrán menos. Es muy probable que Facebook recaude mucho más dinero así, porque las empresas medianas y grandes, en general, experimentarán una cierta rigidez en cambiar sus hábitos: si tienes contratados a treinta especialistas en Facebook y de repente, Facebook sube el precio, al principio, tendrás que pagar más. Después intentarás replantear estrategias y conseguir que tus empleados se adapten, pero hasta que decidas, plantees y ejecutes, te llevará un tiempo. En economía, todos los factores son variables a largo plazo, pero la mayoría de las organizaciones grandes son más lentas.

Las estrategias a seguir son variables: muchos reposicionarán sus contenidos de nuevo hacia sus propias webs, aplicaciones y newsletters. Algunos irán hacia Instagram (donde Facebook también pondrá la mano y recaudará). Otros asumirán simplemente que su marketing en redes sociales tiene un coste superior, y es factible que surjan plataformas nuevas que intenten aprovechar el hueco creado. Uno puede sospechar que probablemente Facebook tenga un plan y haya comprado alguna empresa que pueda atacar precisamente ese mercado.

Es esperable, también, que algunas páginas insistan en solicitarnos que les comentemos y sigamos con clickbait (engaños en general), pero el cambio de Facebook es toda una declaración de principios. La idea es que sea la gente la protagonista y que las empresas paguen. Con sangre.

En términos económicos, un cambio drástico de algoritmo de Facebook, como lo sería uno de Google, es un problema similar a la inflación: hay cambios de valor de muchas cosas y los ajustes son costosos, de manera que también encontraremos que muchas empresas simplemente dejarán de gastar dinero dentro de Facebook. Cambiaron su algoritmo en 2013 y algunas empresas sufrieron daños irreversibles en sus páginas. Pasará lo mismo en 2018.

cambio del algoritmo de Facebook de 2018

Efectos prácticos del cambio de algoritmo de Facebook

La difusión es ahora más cara. Eso implica que proporcionalmente, invertir en la calidad del contenido es mucho más importante: no valdrá cualquier cosa.  Los vídeos, que tienen hasta 10 veces más efecto que los posts de texto, cobrarán importancia. Buenas fotografías, originales y bien trabajadas, y probablemente, entornos virtuales e interactivos tendrán un papel creciente en la difusión de contenidos. En cualquier caso, si tienes una empresa, debes plantearte la estrategia de adaptarte o buscar pastos más verdes fuera de Facebook. Es factible que, a medio plazo, tanto los ingresos como la percepción social de Facebook, mejore. Esto debería tener una cierta proyección en su cotización bursátil.

Soy Sergi Albir. Hago fotos y posiciono webs. Si a pesar del rollo que he contado quieres contactar conmigo, sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp al +34 644459753 es lo más rápido.

Otros temas relacionados

Incrementar Page Authority gracias a las imágenes

Instagram, influencers y fotógrafos

¿Cuándo emplear imágenes de stock?

Mejorar el currículum con fotografías profesionales

Vaya por delante que en algunos países, como Reino Unido, está prohibido poner fotografías en el CV. Y en otros lugares, como Estados Unidos, consideran que no se debe colocar foto en el resume, que es como le llaman ellos.  Así que mejorar el currículum con fotografías profesionales no es una herramienta que pueda ser usada por todo el mundo. Pero indudablemente nos ofrece una ventaja: podemos conseguir un aspecto mejor que los demás si hacemos una pequeña inversión. Pero la cuestión es en realidad un poco más complicada. ¿Cómo conseguir un aspecto «mejor»? En concreto, el punto no es solamente que la foto tenga más luz y nos saque más guapos, sino que la expresión sea cercana, proclive al trabajo en equipo, y en algunos casos, inspire liderazgo.

Otro de los factores relevantes es el mensaje. No es lo mismo, imaginemos, el tipo de fotos que necesitará un abogado que acaba de llegar al mundo profesional que otro que aparece frecuentemente entrevistado en revistas especializadas. No funcionará igual un cocinero creativo que un culturista. No buscamos el mismo retrato para una empresaria de prestigio que para un stripper.  Dentro del mensaje que queramos transmitir será importante, en muchos casos, el entorno. Aunque muchas veces se opta por un gris plano, emplear un fondo urbano o natural desenfocado suele dar un excelente resultado, cuando no queramos mostrar un lugar de trabajo determinado.

Seis motivos por los que necesitas retratos profesionales

La actitud frente a la fotografía también es relevante. En general una mirada amable o una sonrisa -contenida o amplia, según cada uno- suele ser adecuada, pero es cierto que en algunos casos el cliente se resiste duramente a tener un aspecto amigable. Pero hay que intentarlo una y cien veces. Salvo casos puntuales no querremos un ceño fruncido o un gesto demasiado serio.

No solo en el currículum

En general, hoy en día sabemos que los entrevistadores nos investigarán: si queremos tener una estrategia a largo plazo necesitaremos que todo el contenido que vaya apareciendo en el buscador sea lo mejor posible. Dado que en muchos casos es imposible, si conseguimos tener una buena foto de LinkedIn, y otra buena (aunque no sea forma) en nuestro perfil de Facebook, daremos un aspecto mucho más adecuado cuando alguien busque sobre nosotros en Internet. Y pasa todos los días.

Si necesitas una sesión de fotografía profesional conmigo -incluso para redes sociales como LinkedIn o Facebook-, sergi@archerphoto.eu o un whatsapp al 644459753 (no siempre puedo coger el teléfono) y ponemos una fecha para las fotografías.

Diez cosas que evitar en Facebook

No subas basura

Mucha gente reconoce el potencial económico de Facebook , así que resulta muy conveniente manejar con gracia y soltura esta red social. Vamos con unos consejos.

Diez cosas que evitar en Facebook (y similares)

Facebook es sin duda la red social más importante hoy en día y su influencia en muchos aspectos de nuestra vida, desde recomendaciones culturales hasta debates políticos. Es de sobra conocido, por otra parte, que incorporar contenido a Facebook y a Internet en general es positivo para conseguir que visiten nuestra página, nuestro perfil o cualquiera que sea el punto sobre el que queramos focalizar la atención, pero… ¿Vale todo?

1. No postees cada 5 minutos. Ni cada 10.

Como alguien ha dicho que hay que postear para tener relevancia -y es verdad-, eres el tipo de persona que decide que va a hacerlo por la vía rápida. De vez en cuando te sientes inspirado y compartes una foto de un perro, una frase de autoayuda, la receta de unas croquetas y una protesta contra la subida indiscriminada del precio de la remolacha. Todo ello en 10 minutos. Acto seguido dejas de postear y no vuelves a darle caña hasta mañana, que subes una foto de las croquetas de la receta de ayer, otra frase de autoayuda con amanecer chungo al fondo, un enlace a un artículo de Pérez Reverte y un vídeo de gatitos (esta vez en 5 minutos, te estás superando). Pues esto es una castaña: resulta invasivo para cualquiera que te siga y le saturas, porque, de repente, ocupas su pantalla completamente y le haces plantearse automáticamente dejar de seguirte, ocultarte o borrarte como amigo.

2. No subas basura

Sí, sí. Puede sonar duro, pero cuando te da por compartir tonterías como sorteos en los que, «solo por compartir esto en tu muro puedes ganar un increíble MP9 con 8 hepturobytes y pantalla XXLGA» estás ensuciando las pantallas de los que te sigan porque, sí, es posible que sean tus amigos y quieran saber de ti, pero les estás metiendo publicidad en sus vidas. No te quejes si después te hacen menos caso, de repente, eres menos interesante.

3. No subas basura (2)

¿Ya lo he dicho? Sí, pero esto es otra cosa. Es más que probable que, con un mínimo esfuerzo, seas capaz de redactar con una soltura aceptable. Casi todo el mundo sabe que no eres Cervantes, pero expresarte con una coherencia mínima contribuye a que la gente te comprenda. Escribe bien, y claro. En realidad, el resultado de escribir mal te perjudica principalmente a ti y te hace parecer una persona descuidada. Eso puede que no te importe, pero si tienes una página o un perfil público y estás interesado en comunicar o vender alguna cosa, tu credibilidad pierde enteros cada vez que demuestras no saber lo que es una tilde o cuando b,v, o h no son letras sino enemigas mortales. No subas basura

4.  Deja de subir fotos de comida.

En serio, es estupendo saber que has comido potaje o que has ido a ese estupendo bar de tapas en el que te han puesto un bocadillo que parece el antebrazo de Hulk Hogan. Si solo lo hubieses contado tú, o solo lo hubieses contado una vez, sería divertido, pero cuando lo hace casi todo el mundo, bueno, es aburrido.

5. No estropees lo que no es tuyo

Tal vez pienses que eres un artista y una persona con un buen gusto especial, pero, claro ¿quién no diría eso de sí mismo? No puedes imaginar el daño que le causa a un autor que destroces sus fotos, ilustraciones o textos creando composiciones que a ti te parecen maravillosas pero que se dedican a cercenar obras ajenas. Si quieres hacer tus propias composiciones, emplea siempre tu propio material y no hagas sufrir a nadie. Por si la ética no fuese suficiente, que sepas que existe una cosa llamada propiedad intelectual que protege al autor. Aunque habitualmente no te vayan a denunciar por ello si es un perfil personal, si haces desastres en una página de Facebook o de Internet sí estás expuesto a que te obliguen a retirarlo y hasta a pagar indemnizaciones. Mona_Lisa_ruined_small

6. No seas ingenuo (sí, lo he dicho, pero esto es otra cosa) y compartas cosas que son mentira «por si acaso»

En esta ocasión quedas expuesto a que la gente sea consciente de tu ignorancia, e incluso te expongan públicamente al escarnio y choteo generalizado. Idioteces (también llamadas leyendas urbanas) como que el zumo de limón cura el cáncer o que la leche en brik se recicla son, como muchas otras historias, la manera idónea de aparecer como un perfecto cretino delante de mucha gente. Si es un perfil personal, tú pareces tonto. Si es una página de Facebook de una empresa u otra organización, parecéis una pandilla de impresentables.

7. No me etiquetes en tus tonterías y ni se te ocurra publicar en mi muro

Si quieres que preste especial atención puedes mandarme un mensaje, pero desde luego, no es elegante etiquetar a la gente en fotos, por ejemplo, solo porque quieras que las vean. Es bastante marrullero y se nota que lo que quieres es que tu publicación aparezca en el mayor número de muros, le pese a quien le pese. Pues bien, resulta bastante molesto, y eso puede hacer que la gente deje de seguirte o incluso se enfade contigo. Si alguna vez quieres publicar cosas en el muro de alguien, que es como la pared de su casa, pídele permiso.

8. Ahórrate las indirectas

El típico estado en el que uno habla de «alguien» y lo coloca públicamente es, probablemente, difícil de evitar, pero debes hacerlo. De verdad. No trae nada bueno, no interesa y no suele tener resultados reales: si quieres algo, llama a esa persona y dilo. Si no, déjalo estar.

9. No seas ingenuo copiando cosas y pensando que no te van a pillar

Es posible que en el colegio te funcionase, pero en el S.XXI, la gente es bastante más inteligente de lo que tiene por costumbre demostrar. Muchos -la mayoría- son educados y no te dicen que «esa frase tan brillante no es tuya, carahuevo», pero lo piensan. Este consejo es especialmente aplicable a los que usan Twitter, pero también a mucha gente que baja fotos de Internet y las utiliza para promocionar su negocio o su web.

  Frases copiadas - Cosas que no hacer en Facebook

10.  Para de quejarte.

Oh, cuan triste es la vida. Mal me trata el mundo aunque no lo merezca. Sufrimiento, padecimiento por doquier yo vaya y golpes del destino. Dolor y desgracia. Pues no. Es lógico que compartas alguna cosa, pero esto es como el cuento de Pedro y el lobo. Si SIEMPRE te quejas, cuando de verdad te pase algo tus amigos/conocidos/colegas sufridores no serán capaces de distinguirlo.

Tus fotografías en Facebook, Instagram y Google +

Tus fotografías en Facebook, Instagram y Google +

Las redes sociales son estupendas para hacer amigos y mantenerte en contacto con ellos, pero sin embargo, no están exentas de problemas. Para la mayoría de las personas es posible que no sea un problema la manera en la que se gestionan los derechos de las imágenes que hacen o en las que aparecen, pero para los fotógrafos y creadores sí importa.

Tus fotografías en Facebook, Instagram y Google +

Voy a intentar explicar de manera sencilla cual es la situación. Pero es posible que algunas cosas las tengas que leer dos veces. Existen dos tipos de derechos en cuanto a las fotografías e imágenes:

Derechos relativos al creador del contenido. El que ha hecho la foto siempre será su creador y en este aspecto ninguna red social puede hacer ningún cambio. Sin embargo, el creador de una imagen tiene unos derechos que sí pueden cederse, venderse, cambiarse, etc. Esto es: si yo hago una foto, puede que decida venderle los derechos a un periódico para que la publique. El periódico me dará dinero y yo estaré más contento. En el caso de las redes sociales como Facebook, Instagram y Google +, nosotros cedemos estos derechos de manera no exclusiva a estas redes sociales. Esto es, ellos pueden vender esas fotos y no darnos ni un euro. Hay una tabla al final de este artículo donde explicamos algunas de las diferencias entre estas redes sociales, pero básicamente en todos los casos aunque nosotros podamos vender la foto, nuestra querida red social, también. Pero sin pagarnos.

Derechos de imagen de la persona. Tú tienes derecho a tu propia imagen y si te hacen una foto en el ámbito privado, nadie que tú no quieras puede enseñarla. Si es en un entorno público las cosas cambian mucho y a veces sí pueden. De la misma manera que en los derechos de creación, los derechos de imagen se pueden ceder, vender, cambiar y cosas similares. Ejemplo: una modelo cede sus derechos para una serie de fotos o vídeos que serán empleados por una empresa para anunciar una bebida. La empresa de bebidas le da dinero y ella está más contenta.

Continuar leyendo «Tus fotografías en Facebook, Instagram y Google +»

Fondos gratis para Facebook

fondos gratuitos para facebook

Fondos para Facebook gratuitos que podéis bajaros de aquí: https://www.facebook.com/media/set/?set=a.10151018991563881.426267.250977573880&type=1&notif_t=like.

Tenía un montón de fotos extra  que hago, (a veces dando una vuelta con la cámara, otras veces durante un book, esperando a que la modelo se cambie o buscando localizaciones), que no sabía en que podía emplear y he decidido empezar a colgarlos en Facebook, con las medidas adecuadas. Espero que os gusten Eso sí, si los empleáis, os agradezco la etiqueta de Archerphoto (es la única condición que pongo). Si no os dejase ponerla, por favor, poned http://Archerphoto.eu y así podrán encontrarme.

Y si alguien quiere alguno personalizado, es un servicio que hago para empresas. Un mail o una llamada de teléfono y hablamos del tema.

Si os empeñáis también podéis utilizarlos  para Twitter.
Gracias.

Aquí hay un enlace que borraré en algún momento, de fotos sin post.