Cinco consejos para salir bien en las fotografías de actos públicos

Muy frecuentemente escribo consejos para las modelos, pero en este caso escribiré justo para el público opuesto: aquellos que ni están acostumbrados a estar delante de una cámara o del público. Hoy en día, además, en casi todos los actos alguien graba o hace fotos, así que resulta crucial conseguir transmitir una buena imagen.

Es lógico que una persona deba afrontar algunas veces un acto público, y ese momento suele ser causa de tensión porque la persona no tiene confianza en sí misma para esa tarea en particular. Es lógico, en general se trata de gente con una formación bastante amplia pero que en ese campo en particular se sienten particularmente desprotegidos.

Cinco consejos para salir bien en las fotografías de actos públicos

Para empezar y aunque no sea un consejo concreto, mantener una actitud positiva es un consejo sencillo de dar pero más complicado de llevar a cabo. Un discurso público no ha de ser necesariamente una tortura.

La primera recomendación es muy sencilla. Tiene que ver con la mirada. Aunque tenga un texto delante, un orador debe mirar al público. La postura resulta más natural y favorecedora que la de alguien que mira constantemente hacia abajo con el cuello arrugado. Es uno de los fallos más frecuentes. Es normal -a veces es imprescindible- leer, pero un ponente debe recordar dirigir la mirada al público con frecuencia. Y cuanto más, mejor.

El segundo consejo tiene que ver con la infame manía que tienen los organizadores de cualquier evento de poner una botella de agua encima de la mesa. Ese detalle estropea más fotos de las que nadie pueda imaginar: salvo que estemos presentando una nueva marca de agua mineral, huyamos de estas botellas, especialmente cuanto mayores y más notorias sean. Por favor.

Josep Maria Beà
Josep Maria Beà, fantástico autor de tebeos, tras una infame botella de agua.

La postura corporal es relevante. Puede que lea. Puede que no. Que se dirija al público y que tenga, o no, una botella cerca. Si la persona está excesivamente recostada hacia atrás puede parecer un haragán, y si está inclinado hacia delante, ansioso, amenazador o patético. Es imperativo permanecer erguido y natural. Incluso cuando no esté hablando.

cinco consejos para salir bien en las fotografías de actos públicos Steve Wozniak
Steve Wozniak, uno de los fundadores de Apple, en la Campus Party 2010, Valencia.

La actitud del resto de los participantes en una conferencia mientras uno habla es reveladora. No prestar atención, jugar con el móvil (o contestar un mensaje importantísimo, da exactamente igual, la apariencia es que no está enfocado en el discurso del compañero de mesa), bostezar, dormirse o comportamientos similares pueden evidenciar problemas que tal vez ni siquiera existan. La mirada dirigida durante la inmensa mayoría al ponente que hable. Si además los miembros de la mesa quieren tomar notas – o fingir que lo hacen- tienen un bonus.

El vestuario. No es preciso que el aspecto sea el de un DJ enfermo de la moda que llega a una entrega de premios en Hollywood. Pero ni eso, ni llevar un traje que hace 30 años ya era poca cosa. Si el acto es realmente relevante (especialmente si es formal), acudir a comprar un buen atuendo y una corbata de este siglo son factores que pueden contribuir a transmitir la mejor imagen.

Y hasta aquí mis cinco consejos para salir bien en las fotografías de actos públicos. Si necesitas fotografías para empresa o personales, puedes enviarme un mail a sergi@archerphoto.eu o un Whatsapp al +34 644459753.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, resuelve el captcha para demostrar que eres humano. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.