Comprar seguidores en redes sociales: una mala idea

Comparte si te gusta.

Comprar seguidores en redes sociales: una mala idea

Las redes sociales son una manera idónea de darse a conocer. Y el número de seguidores parece siempre la manera más sencilla de medir el éxito de una persona, institución o empresa, pero en muchas ocasiones, es una cifra engañosa porque se puede manipular.

Comprar seguidores es relativamente sencillo: se contrata alguna empresa de las que prometen que te los venden y ahí tienes, un montón enorme de zombis que, según lo que pagues, pueden dar una apariencia un poco más viva o menos, mediante la consecución de algunos Megusta. Pero en general, es una idea bastante mala.

1. No son seguidores reales. Que nadie se engañe: lo que se compra son simplemente un montón de cuentas que te han agregado como favorito. Están controladas por una persona. Lo que se compra no es éxito, sino solamente una apariencia bastante tosca de éxito.

2. El número no engaña a casi nadie. Si entramos a una página de Facebook y vemos que Menganoplastik (nombre inventado para la ocasión) cuenta con 300,000 fans podemos deslumbrarnos momentáneamente. Si después pensamos que las fotos colgadas del último concierto de Menganoplastik están hechas con un móvil y parecen haber sido tomadas en una verbena semi-desierta en una urbanización de la costa, o que en sus publicaciones apenas hay comentarios, bueno, podemos pensar que la cifra está retocada mediante la compra de seguidores.

3. Resulta poco rentable. En general, es posible que puedas pensar que vas a presumir ante alguna gente con tu número de seguidores, pero no te aportará más beneficios que ese. Puntualmente puede que atraigas interés comercial de spammers y gente similar, lo que genera una mayor necesidad de atención, pero pocos clientes o fans reales más se añadirán simplemente por ver que tu número de seguidores ha aumentado.

4. Hay un riesgo real de conseguir una mala reputación. si la gente detecta que tus seguidores son falsos, es posible que consigas que algunos de tus seguidores reales se muestren engañados y los pierdas como tales. No merece la pena.

Un ejemplo con cifras: IBM es una empresa totalmente seria que todo el mundo conoce y cuenta con 371.134 seguidores en el momento de escribir este artículo. Son fiables y viendo algunas de sus publicaciones recientes podemos encontrar entre 200 y 800 likes por artículo, y que se comparte entre 5 y 200 veces. Cuando encontramos una página de un fotógrafo local o una tienda de ropa pequeña (por mencionar casos que he visto) que tienen decenas de miles de seguidores, podemos estar seguros de que las prácticas que usan están basadas directamente en el engaño.

Comprar seguidores en redes sociales: una mala idea

Alternativas para conseguir aumentar el número de seguidores.

Básicamente, intenta mejorar la calidad de tus contenidos y hazlos interesantes. Puedes compartir, también, enlaces, siendo respetuoso con las fuentes. Los sorteos suelen aumentar también el número de seguidores, que serán reales, pero en muy alta medida, no les importará apenas nada más que la promoción, o conseguir cosas gratis. Mucha gente se comporta así con cosas a las que les da poca importancia: no es necesariamente un perfil de “seguidor inactivo” para todas las webs. Esa misma persona se comportará activamente en las cosas que le interesen mucho, pero no reaccionará a tus esfuerzos salvo en momentos en los que lances una promoción.

Los anuncios de Facebook y los tweets promocionados también son una opción, que pueden ser puntualmente rentables. En Facebook, en concreto, los anuncios cuentan con una segmentación excepcionalmente buena, aunque no resultan exactamente baratos.

Sergi Albir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 − = 22