El vídeo de la boda

No todas las leyendas urbanas disponen de datos suficientes como para ser desmentidas. Así, muchas veces se trata solo de una historia que te resulta familiar y que probablemente te han contado en algún momento y no le has prestado mucha atención. No recuerdo donde escuché esta por primera vez, pero sí la reconocí cuando la leí en uno de los libros de Jan Harold Brunvand.

Hoy, jueves 4 de febrero, San Filoromo de Alejandría, San Isidoro de Pelusio y también el día del beato Juan Speed (que falleció en Durham, Reino Unido, en el s.XVI, después de haber auxiliado a unos monjes). A lo que íbamos, hoy presentamos: el repulsivo evento de la grabación de vídeo de la boda

Cuando tu tía la de Socuéllamos te cuenta una historia, normalmente no te dedicas a investigar los sucesos. La das por buena. Lo malo es que si lo que te ha contado es demasiado bueno, se lo acabarás contando a alguien, por poca base que sostenga sus afirmaciones. Este es el principio de transmisión de leyendas como la que comentaremos.

Cámara de vídeo - vídeo de la boda

El repulsivo evento de la grabación de vídeo de la boda

 

Una pareja se casa. El padre de la novia, muy contento por haber casado a su hija, ha montado un bodorrio espectacular y, como pasa a menudo, muchas de las cosas se pagarán en efectivo el día de la boda, así que lleva en la cartera mucho dinero: pagará el banquete, al pinchadiscos, las flores, y más cosas, el mismo día. En un momento dado, el señor se quita la chaqueta para echarse unos bailes y cuando se sienta de nuevo y se pone la chaqueta descubre que el dinero ha desaparecido.

Un par de semanas después la familia se reúne para ver el vídeo de la boda y, en un momento dado, sin saber que está siendo grabado, el padre del novio aparece en el fondo de la imagen mientras todos bailan, cogiendo el dinero de la chaqueta del padre de la novia. Se monta un escándalo increíble, gritos, jaleo, y, por supuesto, el matrimonio se anula inmediatamente.

Esta es la historia que me llegó a mí, pero hay, por supuesto, diferentes versiones: en ocasiones es el padre del novio, en otras es el propio novio. A veces se lo roban al padre de la novia y otras a la misma novia. Las parejas son de diferente nacionalidad, especialmente cuando se cuenta en Estados Unidos. Y las cantidades, y las facturas a pagar, también varían: no recuerdo de cuanto dinero se hablaba cuando me lo contaron a mí, pero de dos mil a veinte mil dólares es lo que se comentaba en las versiones estadounidenses. Hay veces que la cámara está sola en el trípode, y en otras no.

Resulta poco probable el riesgo que comete el ladrón, poco habitual que se lleve una cantidad tan escandalosa en efectivo (bueno, para los americanos más, aquí según en qué círculos lo de los billetes de 500 no sería tan inhabitual. Ehem). Poco factible que se anule un matrimonio (lo de la anulación tiene bastante complicación, que el derecho canónico es muy suyo y es de todo, menos rápido) y en realidad, aunque a veces se dice en la narración que se precipita un divorcio rápido en vez de una anulación, tampoco parece tan obvio que un comportamiento lamentable de una tercera persona implique la ruptura inmediata.

Arranca en 1982, por lo que se sabe, en una publicación neoyorkina, el New York Jewish Week, pero tuvo muchísima difusión, y se la llegaron a colar al Chicago Sun- Times, que ya lo hemos mencionado en otras ocasiones en esta sección. La leyenda, como no, apareció en Dear Abby (en 1991), una columna sindicada, que le dio una enorme difusión al cuento. Dear Abby lleva publicándose desde 1956 y se dedica a hacer casi lo mismo que el Doctor Amor, pero de una manera mucho menos técnica.

No ha habido ni una sola evidencia con nombre de esta historia. No solo se contó en Dear Abby, sino también en el programa de radio de la doctora Laura Schlesinger, que aún se parece más al Doctor Amor. Por cierto, Laura Schlesinger inspiró un personaje que aparece en un episodio de El Ala Oeste, la Doctora Jenna Jacobs, que se lleva una mítica reprimenda en la serie. Dejamos el link al fragmento en la web, que resulta muy divertido.

http://www.uexpress.com/dearabby

https://www.youtube.com/watch?v=l8po7-PW39o en castellano.

https://www.youtube.com/watch?v=fibNjTJHNOo en inglés con subtítulos.

Sergi Albir

Esta historia la contamos en La Noche es para Mí, con Miguel Coll, en M80, el 4 de febrero de 2016.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Por favor, resuelva el Captcha para comentar. * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.